Ganas de hablar…

Standard

Tengo ganas de hablar, de contar cosas. Aunque disfruto mucho escuchando y participando en las conversaciones que se dan lugar en mi cabeza, siento que de repente estaría bueno compartirlo con alguien. ¿Con quién? No sé. ¿Qué pretendo con esto? Tampoco lo sé. Solo voy a escribir, subir fotos, lo que se me antoje. Si tienes ganas de dar un paseo por mi cabeza, adelante, me dará mucho gusto que me leas y que si te nace, compartas algo conmigo.

Hoy he estado pensando algo. Vengo saliendo de mi terapia (mi terapeuta es LA onda, es rudísima pero me aterriza increíble) y ahí salió algo interesante. “Alan, te gusta sufrir”. ¿En serio? ¿Me gusta sufrir? “Sí, cada vez que tienes que decidir algo, no lo decides, sino que sufres y luego decides”. Pensándolo bien, sí, me pasa muy seguido. Me cuesta trabajo tomar decisiones, sobre todo, decisiones importantes. Pero la neta, es que la mayoría de las veces, las decisiones ya están tomadas, o las situaciones ya están establecidas. Es cuestión nada más de respirar, mirarlas de frente y caminar hacia el mejor lugar. Letty, mi terapeuta, lo hace más sencillo poniéndote un pizarrón en blanco en frente y escribiendo tus opciones en él. De repente, lo ves súper claro. Salí determinado a no volver a sufrir para tomar una decisión. Fui a dar una vuelta al parque, desayuné y de repente, me di cuenta que tenía que tomar otra decisión y no lo platiqué con Letty. Empecé a angustiarme, a desesperarme, respiré y me di un “zape” mental. Y en efecto, la decisión ya estaba tomada, el camino delineado. ¿Será que todo el mundo sufre para decidir? No sé, yo creo que hay gente que ya se liberó de ese sufrimiento y le es mucho más sencillo. Es parte de fluir, ¿no?

Image